Dr. Leonardo Romero
Médico centrado
en la Humanización de la Salud

La solución de la Medicina está en lo humano; El problema, es no ser consciente (aún) de ello.

Hemos de formarnos para comportarnos como lo que somos, seres humanos por encima de profesionales sanitarios.

Me llamo Leonardo Romero, soy un Médico especialista en Radiología, centrado en la Humanización de la Salud, donde creemos está la solución de la crisis dentro del sistema sanitario. Trabajo como Radiólogo especializado en Cáncer de Mama en la Clínica Manchón-Affidea de Barcelona desde hace 8 años.  Compagino mi labor en la “trinchera” con la Presidencia del Proyecto HURRA (Humanizando la Radiología) con el propósito de formar en habilidades blandas y competencias transversales a los profesionales sanitarios (médicos, enfermeras, auxiliares sanitarias, administrativos e incluso a cualquier persona dedicada al cuidado). Estamos expuestos diariamente al sufrimiento, vulnerabilidad e incertidumbre que genera una alteración de la salud, en mi caso como Radiólogo, en la “puerta de entrada”, es decir en el diagnóstico. El poder de lo invisible para la medicina y los profesionales sanitarios previene y reduce burnout. Después de mi crisis profesional originada por sobrecarga asistencial además de una sobredosis constante de sufrimiento laboral; comprendí en primera persona la discapacidad general que padecemos los profesionales sanitarios para la gestión emocional, déficit en habilidades de comunicación centrada en la persona y ausencia del componente espiritual en la salud, por lo que luego de un largo viaje basado en la Autoindagación y del desaprender, me acredité como Instructor en el Cultivo de la Compasión donde ya he realizado viajes compasivos para el ICS (Institut Català de Salut), ASSIR (Atenció a la Salut Sexual i Reproductiva), etc. Además de diseñar un Taller para promocionar estas habilidades dentro del mundo sanitario “Atención centrada en las Personas” y otro Taller para mejorar todo nuestro mundo relacional al poder reparentalizarnos con nosotros mismos  (as) “El Diagnóstico de tí”.  

Aprende las Buenas Prácticas para Humanizar la Atención Sanitaria

¿Eres un profesional de la salud con grandes habilidades técnicas y conocimiento, pero que podría mejorar sus habilidades relacionales, emocionales, y de comunicación? ¿En cuál lado del 50% dentro de la salud te encuentras, en quienes están con Burnout o en quienes están en riesgo del mismo?

Descubre el espacio profesional donde sí se puede hacer de forma diferente y satisfactoria la atención a tu paciente y a tí mismo a la vez. Descubriendo el poder de lo invisible para la medicina, conseguirás los recursos personales que casi ninguna Facultad de Salud y pocos Centros Sanitarios te han enseñado.

Estoy convencido como médico con más de 20 años de experiencia (y varias crisis),que las capacidades humanas o habilidades blandas (comunicación centrada en las personas, empatía, compasión, liderazgo,dignidad, etc. ) han de volver al core de la atención. Hemos de regresar al egoísmo inteligente (aquel centrado en tí, para mejorarme a mí), al egoísmo altruista donde mi bienestar profesional es co-dependendiente del tuyo.

Puedo garantizarte que todas mis formaciones se fundamentan en la evidencia científica atendiendo a lo evidentemente humano (el más necesario y el más olvidado). En nuestras formaciones, la razón pierde prioridad por unos minutos, y  la experiencia es la protagónica, pasamos del entender (información), al saber (de saborear),  abrimos las puertas a las emociones, indagación y repotenciación de nuestros propios recursos internos. Siempre tenemos el centro y fin último en la persona, en forma de paciente, familiar y profesional. 

Cultiva tu Compasión para Humanizar el proceso de cuidar el paciente y/o familiar dependiente

¿Quieres empezar a ser parte de la solución en vez de ser parte del problema?

¿Te gustaría entrenar las Habilidades Blandas, como indicador de calidad asistencial?

Como Instructor en el  “Cultivo de la Compasión” te aseguro que aportando más compasión a la ecuación o como menos no aportando más sufrimiento, (crítica, queja, ira, cinismo, deshumanización) al sistema sanitario, conseguiremos abordar de raíz la crisis dentro del sistema de salud.

En la sociedad del bienestar, frecuentemente negamos, evitamos o rechazamos el malestar. Esta estrategia adaptativa, lejos de mejorar la realidad, perpetua y magnifica las dificultades, el malestar no desaparece porque no lo afrontemos, al contrario, nos somete en silencio. Dentro de mi hacer como Radiólogo, he de diagnosticar y comunicar todos días a mujeres (y algunos hombres) de Cáncer de mama, la mayoría de ellas antes de acudir a la consulta estaban totalmente asintomáticas,  usualmente en la adultez temprana, con todos sus proyectos de vida por hacer o en proceso, esto les lleva de una situación de “sana” a “potencialmente mortal” en 2 frases. Luego de 14 años experimentando este proceso, algo he aprendido, aunque se que me queda mucho por aprehender, son lecciones no enseñadas en la Facultades de Medicina donde me he formado durante 15 años. Son lecciones como por ejemplo que la crisis que nace en una mujer luego de un diagnóstico de Cáncer de mama, casi nunca es referente a la mama, sino a la persona, son sus relaciones, sus proyectos, sus afectos los que se usualmente se ven amenazados, si solo atiendo al desequilibrio en unas células de un segmento de una mama, dejaré por fuera no solo el 99% del problema, sino a la parte más importante. Otra lección más dura es que, hasta que no indague dentro de mis crisis, y de mis malestares, poco podré aportar a cualquier persona que acompañe en su vulnerabilidad, pues me  veré una o otra vez proyectando mis miedos, creencias,mis sombras sobre un ser humano que ya tiene bastante con su crisis. Esto por supuesto ni es intencional, ni personal, pero por ello no deja de producir mucho sufrimiento agregado a la persona quien hace el rol de “experto (a)” y a la persona quien hace el rol de “paciente”. En el planeta sanitario y del cuidado, la compasión resalta y multiplica su potencial, pues es uno de los oficios donde el sufrimiento y la vulnerabilidad es protagonista. Donde lidiar con las dificultades, pérdidas, conflictos es tanto cotidiano como obligado. Hay solo una vocal de distancia entre creer y crear lo que anhelamos, y la Compasión es la alquimia por excelencia en éste paso. 

¡Priorizate antes de Cuidar al otro!

«La única relación auténtica y duradera que vamos a vivir a lo largo de toda nuestra vida, es la relación que mantendremos con nosotros mismos. El resto de las relaciones no son más que un juego de espejos y proyecciones»
– Jiddu Krishnamurti

El objetivo: Reparentalizarnos con nosotros mismos (as). Construir los cimientos y las bases para empezar a relacionarnos con nosotros mismos (as) desde un “yo” más sabio, bondadoso y compasivo.

La única persona quien te va a acompañar en esta experiencia de vida, desde la gestación hasta el proceso de morir, eres tú, y es usualmente la persona que más descuidamos, menospreciamos y en casos extremos abandonamos. Te invito a que hagas una respiración profunda y consciente, luego de la cual pregúntate a ti mismo (a) en el silencio de tu mente. ¿Cómo me he estado relacionando conmigo mismo (a)?, lo importante no es la respuesta (seguramente sesgada) sino el espacio para habitar y sentir la pregunta.

La atención es considerada por muchos expertos como el “Coeficiente Intelectual del siglo XXI”, he de aclarar que hablan de una atención pura, consciencia virgen, netamente experiencial, preverbal, de sensación sin etiquetas, y cuando inevitablemente aparezcan las palabras vestidas de juicios, críticas, adjetivos y veredictos del presente, permitirles estar, atenderles sin la intención de cambiarlo, eliminarlo, ni modificarlo, como quien mira las nubes en el cielo moverse sabiendo que el cielo no se perturba por dichas nubes, sino que permite que ellas aparezcan y desaparezcan.

Atendernos a nosotros mismos (as), tiene el origen en el entrenamiento de esta capacidad atencional, esta posibilidad de habitarnos, no solo con nuestro cuerpo sino con nuestra mente y nuestro ser a la vez. El Mindfulness es un camino para poder empezar a cultivar una manera más plena, más profunda y con sentido de ser y estar en este mundo. En este taller usaremos el Mindfulness como puerta de entrada a esta nueva propuesta de estar con nosotros mismos (as).

La intención es la fuerza que precede a la acción, usualmente la intención no es éticamente neutra, pues en su corazón está la dirección que conscientemente elige caminar, aun sabiendo que es imposible predecir que habrá en el camino, la intención escoge cuál es orientación, cuáles son las coordenadas hacia donde quieres dirigirte.

Apoyado en lo último de las neurociencias contemplativas, psicología positiva, psicología humanista integrativa, que provienen de las facultades de medicina más prestigiosas del mundo, como la Universidad de Stanford, queremos indagar en la pregunta ¿Qué intención tienes para ti mismo (a)?, en este taller proponemos una intención eminentemente compasiva y amorosa hacia ti mismo (a), pretendemos empezar a desarrollar por un lado el “Amor bondadoso hacia mismo (a)” a que comiences a tratarte como si dependieses de ti, incluso si eres una persona generosa, quien se dedica al cuidado de otras personas, entender que no se puede dar lo que no se tiene, y que la abundancia no es cuanto quiero dar, sino cuanto tengo para dar, si al atenderme y quererme tengo “10 litros” solo podré compartir “10 litros”, por ello no hay nada más generoso que ocuparte de ti mismo primero, de manera de poder tener “1.000.000 litros” (o más) y así poder compartir infinitamente más. Sé generoso, dedícate a ti.

Por último, más no menos importante, cultivaremos la Autocompasión como una estrategia más sabia que la Autoestima para apoyarnos y estar de nuestra parte, cuando la dificultad aparece y cuando nosotros (as) no estamos a la altura de nuestras propias expectativas.

Estructura:

  • Taller presencial teórico-práctico-experiencial, de una única sesión de 5 horas, con un Coffee-Break saludable en el medio de 30 minutos, donde en un grupo reducido y seguro podremos empezar una nueva relación más consciente, amorosa, sabia y compasiva con nosotros mismos (as).

Programa:

1) Atendernos; A través del Mindfulness para tomar consciencia desde el presente, como podemos relacionarnos con nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestro ser de una forma más constructiva y sabia.

2) Cuidarnos; A través de las neurociencias contemplativas cultivando la “Autocompasión” para poder buscar al final de nuestro brazo, cuando necesitemos una mano amiga, y la Comunicación No Violenta, para reaprender a comunicarnos con nosotros mismos (as) hurgando en la génesis de todo tipo de violencia, caminando hacia la comprensión de ¿qué significa ser un ser humano?.



El mural de los agradecimientos



Lucía Zamora - Matrona ASSIR
"Tuve la oportunidad de participar en el curso que impartió hace pocos meses sobre CCT (cultivo de la Compasión). Resultó una experiencia reveladora y transformadora. Una formación muy práctica en la que encontré la motivación y las herramientas para mejorar el afrontamiento de las situaciones complicadas, tanto personales como profesionales. Leo es un magnífico guía, me encantó su estilo directo y cercano, y su implicación."


Lourdes Ruiz Jareño - Doctora
"TALLER: ATENCIÓN CENTRADA EN LAS PERSONAS. FEBRERO 2020 Soy Jefa de Medicina Física y Rehabilitación (RHB)  en Hospital de la Plana, en Villareal. Castellón. En RHB atendemos a la discapacidad,transitoria o crónica,  independientemente de donde provenga ( especialidades quirúrgicas, médicas) e independientemente  de la edad, desde bebes prematuros a muy ancianos, con sus respectivos  familiares.Con esta biodiversidad en mi quehacer, fue muy reconfortante encontrar a un compañero de profesión, Leo Romero, que ordena y sistematiza la esencia del CÓMO atender a las personas que acuden a una consulta médica. Sus recursos, estrategias, y fundamentos, no solo aportan calidad y calidez a la asistencia para los que llamamos pacientes, sino que tranquilizan y mejoran a los profesionales que las usan. Ayudan a darte cuenta que aunque a veces, o muchas veces, no puedes curar, SIEMPRE puedes CUIDAR, ENTENDER, RESPETAR y ACOMPAÑAR y te ayudan a entenderte a ti mismo, como si de un espejo se tratara.  La frustación de los profesionales se diluye, porque a pesar de las limitaciones técnicas, de recursos personales,  materiales, falta  de tiempo, y un largo etc,  trabajar con este enfoque proactivo, hace que el entorno no importe tanto. Lo importante es lo que hacemos nosotros con esas circunstancias. PONER EL FOCO EN LAS PERSONAS es válido y valioso para la asistencia médica, pero también necesario para una climatización laboral adecuada. Esa comunicación no violenta es edificante y básica para dirigir equipos y mantenerlos cohesionados.   Por tanto, la atención centrada en las personas,  la recomiendo como jefa, como médico, como paciente  (sí,  los médicos a veces  también visitamos  el lado oscuro) porque nos enriquece a tod@s, como  PERSONAS que es lo que simple y complejamente   somos.  GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS DR. ROMERO"


Yolanda - Matrona de ASSIR
"Gracias Leo, por abrir nuevas miradas a nosotras y a lo que nos rodea, y por las herramientas que nos has compartido. Un curso muy recomendable, como profesionales y como personas. "


Montserrat León - Paciente de Cáncer de mama
"Todavía por circunstancias personales no he podido asistir a los cursos del Dr. Leonardo Romero Montemar, pero intuyo que serán algo excepcional, dado la calidad Humana y Profesional de mi doctor preferido. Llegué a su consulta para una valoración de cáncer de mama, en un estado muy deplorable, anímica y físicamente, esto último por rotura de fémur izquierdo y brazo ídem, con las correspondientes muletas. Al primer contacto con el Dr. Leonardo Romero, fue tan especial, que por un momento pensé que no era real, no me cansare de darle las gracias por saber leer entre líneas del "Problemon" que venía conmigo. Ojala esta sensibilidad primara más en el colectivo médico, GRACIAS."


Carmen - Paciente
"Me llamo Carmen Barahona acudí al Dr Romero para realizar una pruebas de un bulto que me había salido en la parte alta del pecho, el doctor Romero desde el primer momento detectó que no sería nada bueno sin haberme realizado todavía ninguna prueba, una vez tuvimos los resultados vimos que no era cáncer de mama sino un sarcoma en el esternón. La forma de cómo el doctor Romero me dió los resultados fue para mi muy importante por su calidad human, delicadeza y empatía en unos momentos tan delicados cosa que valoro muchísimo de su profesionalidad dado que en otra circunstancia anterior no tuve la misma suerte de que un profesional me ayudase a afrontar una situación tan grave Con tal calidad humana así doy las gracias al doctor Romero al cual siempre le estaré muy agradecida."


Pilar Garcia - Paciente de Cáncer de mama
"La primera vez que conocí al Dr. Leonardo fue por una biopsia. Yo me suelo marear mucho, así que me llevaban de un lugar a otro a ver si se me pasaba, y el Dr. Estaba pendiente de mí siguiéndome para ver si mejoraba, hasta preguntando a las enfermeras si tenían algo de azúcar para darme, me llamó la atención esta dedicación no habitual entre los médicos, hasta las enfermeras pasaban en ese momento. La segunda vez que lo vi, fue para el resultado de la biopsia, y su manera de explicarme lo que pasaba me hizo sentir total confianza y seguridad, además de recomendarme un libro, que fue mi manual de apoyo durante todo el proceso. Como el Universo nos da bellas sorpresas, el día que me operaban en mi hospital les falló un aparato y me mandaron hacer la prueba a Manchón, así que llame al Dr., Leonardo y le dije vengo para aquí. Y hablamos y mucho, yo siento que la medicina es totalmente masculina, con palabras agresivas como ponerte un arpón, y con él nos reíamos que iba a ponerme las fechas del amor. Cualquier prueba por dolorosa que sea es más llevadera si tienes a personas como él que tiene la compasión a flor de piel. Este hombre y todo lo que hace me hace confiar en los médicos, en que la medicina puede ser más humana a pesar de todo la maquinaria que hay detrás, su labor con sus cursos me parece no sólo necesaria sino trascendental, porque al final mejoramos todos los médicos y los pacientes y eso suma. Asisto a todas las charlas que da y siempre salgo con la sensación de que vamos hacia un mundo mejor y más humano, que no es poco con los tiempos que corren. Gracias Leonardo por encontrarte en mi camino, me pusiste luz y se transita mucho más fácil."


Eva Alfayate (Presidenta de SEGRA)
"Hace unos pocos años, se dio la posibilidad de cruzar nuestros caminos, y hemos aprendido y desaprendido desde entonces. Con www.BoxCampRadiología.com , con CIMER, SERAM, y ahora emocionados con el Proyecto HURRA, sólo puedo expresar agradecimiento, tanto desde SEGRA, como desde el punto de vista personal. Gracias por la flexibilidad, Gracias por la implicación, Gracias por la enseñanza, Gracias por la sinceridad, Gracias por la humildad, GRACIAS"
"Leo es, antes que nada, persona. Ese es su mejor curriculum, que luego está adornado de miles de méritos a nivel profesional y humano. Excelente orador, culto, con una visión transversal y apasionado al 200%. Mucha suerte en este proyecto personal, tan de la mano con la humanización y al servicio de los demás"

Apúntate para recibir más información; juntos Humanizaremos el Mundo


Lee más acerca del Viaje Compasivo que te propongo para Humanizar la salud

En mis artículos me entrego para que encuentres una bocanada de sentido común,
una calada de lo obvio y esencial.
Para mí, la empatía hizo ruborizar a la tecnología, lo analógico, por momentos, le robó el podium a lo digital,
y la compasión paso de cursi y religiosa a científica y pragmática, a profiláctica y terapéutica.
¡Descúbrelo por tus propios ojos leyéndome!

CONFINAMIENTO MENTAL O FUNDAMENTALISMO VIRAL

Si quieres más información, escríbeme será un placer conocerte



He leído y acepto la política de privacidad

¡Hola soy el Dr. Leonardo Romero Montemar!

Si quieres formar parte de tú solución, usa el poder que siempre has tenido y DECIDE, esta vez a tu favor. Te esperamos.